CAPÍTULO VI

                                            Transportes Vías Aéreas Correos Telégrafos Teléfonos Prensa Radio

COMUNICACIONES Y ORGANOS DE DIFUSION
VIAS FERREAS.- La vía de comunicación más efectiva a partir de 1882, fue indudablemente la vía férrea con el ferrocarril Nogales-Guaymas y su ramal Nogales-Naco que abatió el aislamiento del N.O. y trajo una etapa de desarrollo para la región y del cual ya hemos tratado en su capítulo correspondiente.
CARRETERA, CAMINOS.- Antes del ferrocarril y la llegada de los automóviles, toda comunicación se hacía por vía terrestre, a caballo o con carretas jaladas por bestias, por brechas o caminos, con todas las vicisitudes que esto acarreaba.
En 1915 la calle Arizpe (hoy Ave. Obregón) llegaba hasta la "Bomba del Agua" hoy COAPAES, no existía el puente Claussen y era obligado vadear el arroyo Los Nogales para transitar donde se iniciaba el camino real rumbo al sur. (ver Puentes y Obras de Defensa contra Inundaciones, Cap. VII) 
Otro camino terrestre fue el de Nogales a Cananea que prácticamente era intransitable en época de lluvias. En 1925 se construyó el camino de terracería que unió a Nogales con el Distrito de Altar por donde transitaba con su "diligencia" transportando pasajeros, Don Alfredo Iruretagoyena quien a la vez era concesionario del correo; antes de la construcción de este camino, Don Alfredo utilizaba el curso del arroyo "Las Chimeneas" (Colonia Granja) en su automóvil Buick llevando como indispensable chofer a Don Francisco López León "el churcas".
Cruzaba por un lugar denominado El Salto continuaba hasta Planchas de Plata, La Arizona, El Sáric y Altar.
En 1942 se asfaltó la estrecha carretera a cargo de la Compañía Constructora Iglesias, llamándosele Carretera Internacional número 15, siendo Presidente de la República Don Manuel Avila Camacho.
TRANSPORTES FORANEOS. Diligencias.-
Mucho antes de asfaltar la carretera, ya se hacían viajes: Nogales, Magdalena, Santa Ana, Hermosillo; o bien Nogales, Santacruz, Cananea; o Nogales, El Saric, Tubutama, Atil, Oquitoa, Altar, Pitiquito y Caborca; y temerariamente antes del ferrocarril Sonora-Baja California, de Nogales a Mexicali.
No había vehículos especiales para tal menester, sino que se acondicionaban automóviles o camiones de redilas a veces descubiertos por los lados y se les llamaba pomposamente "diligencias" o "Estechis". Cada viaje se convertía en una odisea y cada pasajero debía estar preparado para cualquier contingencia y prestos a proporcionar ayuda al conductor, ya sea reparando llantas, empujando el auto al atravesar arroyos, dormir a campo raso y aguantar toda clase de calamidades.
En una de las esquinas donde está ubicada la escuela Covarrubias, tenían su terminal de diligencias los hermanos Benjamín y Francisco Díaz, quienes comedidamente recogían y dejaban a sus pasajeros a la puerta de sus casas y que en ocasiones no identificaban por estar completamente cubiertos de polvo.
Alejandro "el negro" Duplat y Carlos Murrieta, hacían sus corridas por el Distrito de Altar hasta San Luis R.C.
Roberto Espinoza “el mocho”, tenía un  camión para transporte de pasajeros que hacía su ruta de Nogales a Hermosillo en 1939,  
lo mismo que Don Fernando "sordo" Salazar cuyo operador era el "oso" Cota.  Don José Lizardi Flores "el carnitas", hacía su servicio de transporte de pasajeros entre Nogales y Mexicali; atravesaban el desierto en 3 días y 3 noches y en ocasiones en época de lluvias, hasta diez días; algunas veces no siempre, los "Customs" norteamericanos destinados en Sonoita, les permitían transitar por territorio de E.U.A.; Don José llegó a tener 8 diligencias.
Otro que se dedicaba a este negocio era Tomás Albino Díaz quien tenía la ruta Nogales a Cananea, y los "Garcillones" que se les aplicaba ese mote por su gran estatura y corpulencia.
Otros transportistas de aquellos años, sin estar todos los que fueron:
Los hermanos Reyes 
Francisco y Enrique Verdugo
Manuel Domínguez
Ramón Vélez
Rafael "chivo" Meza
Jorge y Miguel Morachis
"chapo" Ramos
Moisés y Eduardo García
Pedro y Pancho Bonillas
Blas "pony" López
Juan Puig "el cirol"
Quiñónez "el chivo prieto"
"el yaqui" y "el batepi" Estrada
David Molina
Señores Jaramillo
"el chato" Lara
José Virgen
Pancho Parra
"chico" Fernández
Señor Echeverría
Después de 1942, muchos transportistas se unieron para formar la Cooperativa de Transportes Norte de Sonora, cuyo organizador fue el señor Don Agustín Aguilar Aguila que desempeñaba  el  puesto de Jefe de Almacenes de la Aduana fronteriza; también fueron fundadores Juan, Alfredo y Nicasio Reyes, Ramón Vélez, señor Meza, señor Díaz, Manuel Domínguez y otros.
Años después la Sociedad Cooperativa extendió su ruta hasta México D.F. y entraron a Sonora otras compañías como Tres Estrellas de Oro y Transportes del Pacífico.
TRANSPORTES URBANOS Tranvías.-
Antes de 1927, únicamente circulaban por las "flamantes" calles de Nogales, los carruajes, berlinas, vogues y carretelas haciendo pintoresco el panorama con sus casas y sus gentes como un típico pueblo del oeste.
Después de ese año, empezaron a llegar los primeros vehículos con motor de combustión y entre ellos los primeros automóviles llamados "tranvías", nombre incorrecto que se adoptó tal vez por la designación que se hacía a vehículos sobre rieles y jalados por bestias. 
Eran como una especie de "pick up" con techo, con dos bancas laterales y con lonas replegables a los lados con propaganda comercial, la entrada de los usuarios se hacía por la parte posterior de la que pendía un escalón.
Los primeros modelos fueron los llamados de 3 pedales con control de la chispa y la gasolina en el manubrio; para ponerlos a funcionar había que darles "cranck" o sea darle vuelta al cigueñal con una palanca en forma de zeta pues no tenían acumulador ni motor de arranque.
La terminal norte estaba ubicada por la calle Camou (Internacional) frente al Hotel Abaddie (hoy Hotel San Enrique) cerca de la garita de paso a Estados Unidos por la calle Morley.
La ruta se iniciaba en la calle Camou, se daba vuelta por la calle Cristóbal Colón (hoy Ruiz Cortines norte), se daba vuelta y se cruzaba por un puente de madera que construyó el ferrocarril rumbo a la calle Campillo más o menos a la altura de la actual Plaza de las Banderas y de allí hasta doblar rumbo al sur por la calle Arizpe (hoy Ave. Obregón).
En un principio el recorrido se hacía hasta el Puente de Peña (Ave. Obregón y 5 de Febrero), y posteriormente la terminal sur se estableció en donde estuvo el Cuartel de la Gendarmería Fiscal, que después fue el Hospital del Socorro, después Maternidad y actualmente la Casa de la Cultura.(foto 48)  (foto 49)
Desde el Puente de Peña hasta Salubridad, se llamaba Calzada América y remataba en una hermosa arboleda; el importe del pasaje era de 10 centavos por todo el recorrido y donde el pasajero decía: "aquí me bajo", allí hacía la parada la tranvía...o bien cuando el chofer veía a lo lejos a una persona que quería abordar el vehículo, pacientemente la esperaba para llevarla a su destino.
En 1942 la terminal norte, fue cambiada a una explanada que había frente a la garita No.1 del Resguardo Aduanal, cerca del Edificio Paricutín de los hermanos Arriola Gándara, y establecieron  una  caseta  en la acera de lo que fue el Banco del Pacífico S. A. a un lado de la casa de cambio de Don Mauro Ramírez. 
En dicha caseta se vendían planillas de aluminio con ahorro para el usuario.
Desde un principio que formaron la Unión de Camioneros de Nogales el 11 de julio de.... 1927, los "tranvilleros" se presentaban perfectamente uniformados con su quepí bien aseados lo mismo que sus vehículos; luego compraron su terreno a Don Eduardo Soto y levantaron su edificio donde estaban sus oficinas en la parte que hoy es Salinas y Rocha, tiempo después se cambiaron por la calle Canal  (5 de Febrero).
Fueron propietarios de estos vehículos llamados tranvías algunas personas entre ellos: Don Jesús Alvídrez, Don Tomás Aguirre, Don Benjamín Díaz, Don Juan Hodgers, Don Agustín Ruiz; este último era propietario de un expendio de gasolina frente al antiguo cine Sonora, hoy Novedades Inn; años después volvió a existir este expendio que fue propiedad del señor Ramón Verdugo y se llamó S.O.S. Hubo más propietarios desde luego, muchos de los cuales fueron financiados por la señora Evangelina Vda. de García.
De los tranvilleros de aquellos tiempos, recuerdo a Don Juan C. García "el panista", quien intervino y salió herido en el enfrentamiento del 27 de Agosto de 1918; a Don Martín Carpio "el cunzas" quien en su juventud fue estibador por cierto que a mi personalmente me tocó ver la fotografía donde aparecía cargando tres sacos llenos de garbanzo en sendos hombros y el tercero en la cabeza, ¡Increíble! ¿verdad?; era todo un espectáculo cuando se le reventaba un neumático; con una mano levantaba la tranvía con todo y llanta y con la otra metía el "jack" o gato debajo de la misma; fue además un excelente sobador y componedor de huesos.
Don Jesús E.Orozco "el santo cola", fue una persona muy inquieta distinguiéndose siempre por su completa entrega a la causa del gremio tranvillero y del que fue algunas veces Secretario General de la Unión.
Don Rafael Mayer Ruiz "el peludo", también fue de los viejos tranvilleros que circularon infinidad de veces por estas polvosas calles de Nogales, también fue abastero, beisbolista profesional, boxeador junto con su hermano el "negro" Mayer, ganadero, bombero, etc. 
Don Rafael fue padre de una familia de mucho arraigo en la ciudad y de entre sus numerosos hijos está el popular Héctor chero Mayer que fue Presidente Municipal.
El muy popular José Luís "chepe" Velarde, tranvillero de pura cepa, gran amante del béisbol, manejador del equipo "Tranvilleros", fue después umpire profesional en la Liga de Sonora, en la Liga Mexicana y en la Liga de la Costa del Pacífico; fue bombero y propietario de una panadería. Falleció lamentablemente de una muy ingrata enfermedad.
Don Arturo Cubillas, Marcos De La Rosa, Heriberto Herrera, Armando Mercado, Rafael Navarrete "el flyer" y Cipriano "el chato" Ibarra fueron fundadores de la Unión de Camioneros de Nogales.
Otros tranvilleros de corazón por muchos años fueron Apolonio "el chato" Villareal y los hermanos Pedro "el bombillo" y Rafael "el coruco" Valenzuela, ambos bomberos y el último jugó la primera base con el equipo Nogales Internacionales.
Don Longino Martínez, personaje pintoresco y muy popular, recio y francote, gozó de gran fama con su tranvía que fue de las más antiguas y que aún se conserva por la calle Ellis en Nogales Arizona. De él se cuentan algunas anécdotas chuscas como aquella en que una vez subió a su tranvía una señora con su niñito como de un año de edad. Al verla Don Longino, inmediatamente le preguntó: 
"¿Ya camina su niño?" a lo que la señora orgullosamente contestó: "ya dio sus primeros pasitos" "entonces -respondió Don Longino- su niño ya paga pasaje".
En otra ocasión le tocó a Don Longino estar comisionado en la caseta de venta de planillas con horario de las 8:00 A.M. hasta las 6:00 P.M., como no llevó sus alimentos, a las 12:00 mediodía sufría de un hambre inaguantable......Don Longino, haciendo a un lado todas las disposiciones establecidas, cerró la ventanilla y puso un letrero que decía: "ME JUI A LA TRAGAZON"; los miembros de la Sociedad Cooperativa, por este motivo, le impusieron 15 días de castigo sin trabajar su vehículo.
Por el año de 1929, durante la Revolución Escobarista o Renovadora en esta frontera, las tropas escobaristas se apoderaron de las tranvías y tranvilleros, con el objeto de transportar a sus soldados a la frontera de Naco que estaba en poder del General Agustín Olachea, pero por suerte para los tranvilleros, los vehículos no pudieron trasponer la empinada cuesta llamada "El Llorón" que está ubicada adelante de Portezuelos, y los dejaron en libertad para regresar a sus hogares sólo con un poco de susto.
El 20 de septiembre de 1941, se integró la Sociedad Cooperativa de Transportes de Nogales SCL, de la que formaron parte del Primer Consejo de Administración los señores:
Jesús E. Orozco
PRESIDENTE
Pedro Valenzuela
SECRETARIO
Cipriano Ibarra
TESORERO
Ildefonso Flores
COMISIONADO DE EDUCACION Y PROPAGAGANDA
Alberto López
COMISIONADO DE ORGANIZACION Y PRODUCCION
Gerardo Villa
CONTABILIDAD E INVENTARIOS
Marcos de la Rosa Cortez
VOCAL
Otros tranviarios que recuerdo, lamentando omitir algunos fueron:
Acosta Samaniego “chato”
Aguirre Francisco “molacho”
Aguirre Gumersindo “el burra”
Aguirre Luciano
Aguirre Pedro
Aguirre Ramón
Aguirre Tomás
Alarcón Tomás “chino”
Arredondo Gonzalo “ministro”
Arredondo “el llanero”
Arvizu Armando “manís”
Ayala Cipriano
Berrellez Roberto “el búfalo”
Caballero Crisóforo
Camacho Angel “el ruso”
Camacho Tomás “el tapón”
Carmona José Cruz
Casanova Porfirio
Cortez Rubén
Cota Juan
Curiel Vicente “el catota”
Encinas Carlos “chale”
Estrada Eduardo
Félix Reyes
Félix Telésforo
Figueroa Ramón
Flores Andrés
González Andrés
Guerrero Domingo
Guerrero “el camello”
Gutiérrez Gil Jesús “el chango”
Gutiérrez Gil Pablo “el chango”
Gutiérrez Gil Roberto “el chango”
Gutiérrez Miguel
Gutiérrez Ramón
Hernández Vicente
Hidalgo Miguel
Islas Julio “el gallero”
Islas Pablo
Lara Encarnación “chón”
Lodoza Eduardo “el cabezón”
López Adalberto
López Francisco “el gordo”
López Francisco “el pato”
López Jorge “cara de león”
López Meza Agustín “el teniente”
Maldonado Antonio “el ciego”
Maldonado Isidro “guacho”
Martínez Carlos
Martínez Manuel
Martínez Reyes Severiano
Mercado Armando “el capullo”
Miranda Ignacio “el greñas”
Moreno Jesús “el zapatero”
Orozco Baltazar “cachanillas”
Orozco Efrén “el arrugado”
Orozco Francisco “shorty”
Paez Ramón “bizco” (Socio)
Paez Zacarías (mecánico)
Parra Agustín “el cielito”
Peral Luís
Peral Próspero
Peregrina Antonio
Peregrina Pablo
Petro Ibarra Jorge
Reyes José María “pelón”
Reyes Ramón
Robles Antonio
Romo Alfredo “el pedal”
Romo Eduardo
Romo Enrique “el paletas”
Rubalcava Enrique
Salazar Adalberto
Salazar Alfredo
Sedano M. “el colorado”
Uriarte
Valenzuela Francisco
Verdugo Enrique
Villa Vázquez Gerardo
Villagrán Raúl
TRANSPORTES URBANOS. T a x i s .-
Aparte del servicio colectivo que al paso del tiempo se fue modernizando hasta llegar a los camiones apropiados para tal fin, se contaba con el servicio de alquiler de automóviles o taxis, que hacían más rápido y cómodo el transporte si usted podía pagar
hasta un peso por dejada o bien rentar el taxi por hora a un precio que fluctuaba entre los 4 y 5 pesos.
Los choferes de esas unidades eran en general personas conscientes y caballerosas que se preocupaban por prestar un buen servicio al usuario, con sus automóviles limpios y bien presentados y con extrema limpieza en su ropa y cabello.
Uno de los primeros del gremio de los choferes fue Don Juan Uzeta quien manejaba un taxi marca Jordan 1918.
Por la calle Elías estaba ubicado el sitio de taxis tel. 89, donde trabajaron Don Luís Fernández y sus hermanos Mariano, Arturo, Edgardo y Francisco. Don Luís R. Fernández fue además de trabajador del volante, Comandante de Policía, Diputado al Congreso Local y llegó a ocupar la Presidencia Municipal en los años de 1943-46. En ese mismo sitio de taxis trabajaron Don Ardido Hernández a quien apodaban "el pica hielo", Don Rodolfo "fito" Zapata, Ramón y Carlos "chale" Romero, "el bizco" Arvizu, Don Francisco R. Olmos y otros.
En la acera sur de la desaparecida Plaza 13 de Julio, se ubicó el sitio de taxis tel 1.10 donde trabajaron "el tío" Ubaldo Urquídez quien fue agente de tránsito, "el viejo" Amado Gutiérrez, Alfredo Coronado, Jesús "catuíco" Duarte del que recuerdo que siempre
tenía automóviles elegantes; Fernando Robles "el camarón", Lugardo López, Jesús Esparza, mi compadre Pedro "válgame Dios"
Hernández muy popular en el gremio, Armando "manís" Arvizu, Alberto "borrego" Navarro, los hermanos Roberto, Rafael y Carlos
Urquídez;  "el plátano" Medina,  Roberto Sánchez,  Alejandro Villa,  Miguel Zermeño y su hermano  Rafael  "el pimpón",  Manuel  Valdez Perea quien fue taxista allá por los años 30. Frente al Hotel Fray Marcos de Niza, estuvo el popular sitio de taxis Tel. 70
 (foto 50)
TRANSPORTES URBANOS. Camiones de Alquiler.
En 1919 por la calle Cristóbal Colón (hoy Ruiz Cortines) frente de la que fuera Agencia Aduanal de Don Gerardo Ramírez, existió una arboleda de altos álamos en cuyo sitio se ubicaron unas carretas de tracción animal que se alquilaban para llevar y traer mercancías a través de la frontera. 
De las personas que trabajaron ese ramo, recuerdo a Don Lizandro Ezré quien fue el primero que adquirió un camión para prestar este servicio, después hicieron lo propio los hermanos Acuña, Juan Juí, Canuto Rivera, Crispín Beltrán, Pedro García "el quelele" quien le recordaba a su progenitora si alguien le llamaba por ese mote, los hermanos Gustavo y Lauro Güereña, Cipriano "el canillas" Hernández, Carlos y Pancho Cruz "los cocheros", Felipe Rodríguez Placencia "el tejano", los hermanos Ortega, Fernando Alvarez "el mala suerte", Agustín Beltrán "el ciego", Rafael Berrellez "el gordo" y otros.
En 1934 estos personajes salieron de ese sitio, debido a la construcción de las primeras obras de defensa contra las inundaciones y todos ellos se instalaron en la explanada de la Aduana, allí se les unieron Luís Leal y "el güero" Alcaraz; posteriormente cuando el edificio de la Aduana fue demolido, fueron a parar al límite de la línea divisoria frente al Hotel Abaddie (hoy Hotel San Enrique) a un costado de la garita Aduanal.
En ese sitio duraron muchos años; después, algunos se unieron  para  formar la Sociedad Cooperativa de Transporte de Carga SONOT ubicándose por la colonia Granja.
VIAS AEREAS 
No es mucho lo que recuerdo al respecto, únicamente puedo decir que en los primeros años de iniciada la aviación, en Nogales, no había un sitio exprofeso para el aterrizaje de artefactos aéreos.
En 1928, dio varias vueltas por el cielo de Nogales, un zepelín el cual causó gran expectación y curiosidad entre los habitantes, nunca supe los motivos de esa inesperada visita.
En 1929, en un terreno a campo abierto situado aproximadamente en donde actualmente está la casa de la familia Kiriakis por la carretera Internacional, aterrizaron unos aviones de guerra (monoplanos) de la Fuerza Aérea de México. Entre los pilotos estaban Gustavo González León, Alfredo Lezama y Roberto Fierro.
En 1932 o 1933, se inauguró el Aeropuerto Internacional ubicándose un poco al oeste del Km. número 15 de la que hoy es la carretera Nogales-México; constaba de una pista de aterrizaje de tierra y un edificio construido de material con su torre de control, allí llegaban y despegaban aviones de cuatro plazas y dos tripulantes.
Durante algunos años los aeroplanos de la Compañía LAMSA aterrizaron en el aeropuerto de Nogales Arizona, y los pasajeros eran recogidos por un vehículo propiedad, no recuerdo si del Servicio de Inmigración, o de la Patrulla Fronteriza o "Border Patrol". 
Aquellas personas que portaban pasaporte podían transportarse en los automóviles particulares o bien taxis, pero los que no tenían este documento, eran obligados a subir al vehículo y de inmediato depositados en la línea Internacional más o menos como ahora se deshacen de los indocumentados. 
Después de unas tres horas, el pasajero podía recoger su equipaje en la oficina de la Compañía en Nogales Sonora, la cual estaba ubicada en el Edificio Paricutín entre la calle Internacional y la estación del ferrocarril.
En 1952 se reinauguró el Aeropuerto Internacional bautizándosele con el nombre de "Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo y Costilla", con flamantes instalaciones para aquella época y pista de concreto. 
Ya aterrizaban los bimotores DC-3 con capacidad para 18 pasajeros y la tripulación formada por un piloto, un copiloto, un radio operador y una sobrecargo; la empresa era propiedad de LAMSA (Líneas Aéreas Mexicanas S.A.) cuyo Gerente era el señor René Díaz De La Garza y el Agente Aduanal para los trámites correspondientes el señor Francisco Gil Arana. 
Posteriormente aterrizaron en el nuevo sitio aparatos grandes tetramotores que conectaron a Nogales con México D.F. y el resto del País 
C O R R E O S 
En 1880, cuando se fundó Nogales, el intercambio de correspondencia se hacía como en todas las regiones incomunicadas: a caballo, con tardanza desesperante que era directamente proporcional a la distancia de las poblaciones en cuyo lugar se encontraba el destinatario.
En 1882 con la introducción del ferrocarril Nogales-Guaymas y posteriormente Nogales-Naco, se agilizó enormemente la comunicación por correo, sobre todo entre las poblaciones que estaban sobre las rutas y los poblados cercanos a ellas.
Antes, la calle Campillo comunicaba con la calle Cristóbal Colón (hoy Ruiz Cortines) y en ese sitio, a un lado de los rieles, se construyó un edificio de madera de no muy grandes dimensiones que era la Oficina de Cambios del Correo, para la correspondencia que venía del sur e iba en tránsito para Cananea, Naco y puntos intermedios.
En  el año 1893 se construyó el flamante edificio de la Aduana y allí se instaló también en un costado, la oficina de Correos.
De 1923 a 1925, era concesionario del Servicio Postal, Don Alfredo Iruretagoyena de la ruta Nogales-Altar. La travesía la efectuaba primero por el arroyo "Los Jabalines" o arroyo "Las Chimeneas" (Colonia Granja), pasaba por "El Salto", continuaba hasta llegar a los minerales de "Planchas de Plata" y "La Arizona", seguía hacia el "Sáric" y finalmente a "Altar".
Después, en 1925 por el nuevo camino, tocaba el Sáric, Altar, Pitiquito, Caborca y puntos intermedios, repartiendo la correspondencia en ambas direcciones, de dos a tres veces por semana.
En 1921 aproximadamente, el Correo se cambió al edificio que antes ocupó el Ayuntamiento ubicado en la esquina de las calles Campillo y Juárez, mismo sitio donde actualmente se encuentra. El bonito inmueble fue construido en los albores del presente siglo. El Primer Administrador de Correos fue el señor Jorge Duplat en 1886, al año siguiente fue Administrador de la Aduana fronteriza. (foto 51)    También fueron Administradores sin llevar orden cronológico:
Don Juan Serrano
Arnulfo Serrano
Miguel Serrano (1920-1929)
Luis Zepeda (1929)
Quintín Rosas
Manuel Mascareñas N.
Donaldo Ramírez 
Gaudencio Vidal
Rubén Borboa y otros.
Este último fue Administrador de la Oficina número 2, que estuvo ubicada en la esquina de los callejones Hidalgo y Ramos, donde años después se estableció el restaurante El Cortijo.
Durante la Revolución Renovadora o Escobarista de 1929, los rebeldes controlaron la frontera y los empleados federales fueron en carcelados o se asilaron en Nogales Arizona y los "levantados" ocuparon los puestos públicos; así el Administrador de Correos Don Miguel Serrano que tenía a su cargo al Oficial Primero Víctor Manuel Orduño y 24 empleados, fue sustituido por Don Manuel R. Barreda. También otros empleados fueron sustituidos entre ellos a la señorita Carlota Duplat descendiente de Don Jorge Duplat.
De ese histórico edificio que ocupó la Oficina de Correos, salió un 27 de Agosto de 1918, el Presidente..Municipal Don Félix B Peñaloza con pañuelo blanco, únicamente para ser abatido por una bala extranjera durante el conflicto internacional.
A principio de la década de los 20, un timbre postal ordinario, tenía un precio de 5 centavos, un timbre local 2 centavos y una Entrega Inmediata 20 centavos. Todavía a fines de la década de los 40's cuando ya se habían retirado de la circulación general las monedas de 1 centavo, en la Oficina de Correos le daban el cambio correcto con las diminutas monedas de 1 centavo. 
En 1925 era considerada la Oficina Postal de Nogales como de cuarta categoría. En ese año se estableció el servicio de intercambio internacional de bultos postales con reembolso C.O.D. En ese tiempo, y hasta el presente, el empleado postal era muy mal retribuido, aunque se les exigía mucho trabajo y mucha honradez; el salario de un mensajero era equivalente de $1.25 de dólar
al tipo de cambio de aquella época. (foto 52)
El 14 de febrero de 1933, siendo Secretario de Comunicaciones y Obras Publicas el General Acosta, se dio la orden de subordinar los Servicios Telegráficos a la Administración de Correos ocasionando con esto serios trastornos e inconformidades; esta fusión se prolongó hasta 1943, año en que el Presidente de la República Manuel Avila Camacho ordenó la separación de las dos dependencias.
El día 10 de octubre de 1962 se inauguró el actual edificio de Correos junto con otras obras del Programa Nacional Fronterizo por el Presidente de la República Lic. Adolfo López Mateos a un costo de $ 450,000.
Muchas han sido las personas que han trabajado en Correos, algunas de ellas toda una vida; dejando en esta dependencia federal muchos recuerdos y esfuerzos, en especial los serviciales carteros de a pie, entregando las cartas con gratas o infaustas noticias sin arredrarse ante las condiciones inclementes del tiempo. En la siguiente lista citamos varios personajes aunque lógicamente se nos escapan  muchos por caprichos del Padre Cronos.
Día Del Cartero 12 de Noviembre.  
Personas que han laborado en el Correo en diferentes épocas:
Acuña “el negro” (cartero)
Alvarado José Luís (cartero)
Badillo Ramón
Barnett Carmen (timbres postales)
Barraza Oscar (agente postal)
Bautista César Rutilio
Bautista José
Buelna Jesús (cartero)
Bustamante Armenta (ag. post en camino)
Bustamante Jesús
Bustamante José Angel
Bustamante Mco. Antonio
Bustamante Rubén
Cadengo Baldomero
Camacho José Angel
Campillo René (dept. internac.)
Coronel Domingo (agente postal)
Cota Verdugo Guillermo
Cota Verdugo Rubén
Cruz José Luís
De la Cruz Epifanio
De la Cruz Margarito (giros postales)
Duplat Carlota (timbres postales)
Durazo Molina Carlos (registrados)
Espinoza Duarte Agustín
Espinoza Duarte Javier
Espinoza Duarte Ricardo
Espinoza Duarte Rodolfo
Estrella Isidro (cartero)
Fuentes Garduño J.Manuel
Fuentes Varela Odilón
Galindo Z. Pedro
García C. Miguel
Garduño Rodolfo
Gastélum Goicochea Bernardo 49 años serv.
Gutiérrez Soto Ramón
Hernández Alvarado J.L. “colichi” (cartero)
Hernández Hipólito
Hernández Jesús (cartero)
Hernández Julio (visitador Zona Pacífico)
Hernández Quevedo Olivia
Ibarra Angel
Inzunza Carlos
Jiménez C. Heliodoro (dep. certificados)
Juárez Agustín
León C. Roberto (jefe de carteros)
León José
Lizárraga Adolfo (reembolsos)
López Elisa
López Gaviño Antonio
López Gaviño Trinidad
López González Antonio
López Miguel
López Rosales Roberto
Madriles Miguel
Márquez Rafael
Méndez Eliseo Jr.
Méndez Morales Eliseo
Montes Jesús
Moreno Aurora (timbres postales)
Moreno Gámez Mco. Antonio
Moreno Gustavo
Moreno Jr. Gustavo
Moreno Valles Francisco
Muñoz Escalante Francisco (cartero)
Muñoz Vitela Salvador
Murrieta Porfirio (acarreo postal)
Navarro Jesús
Navarro Jorge I (ag. post en camino)
Navarro Jr. Jesús
Navarro Sr. (fue subjefe)
Ochoa Gámez Tito
Ochoa José (agente postal)
Ochoa Jr. Ramón
Olachea Ciria
Partida Enrique
Partida López Oscar
Piñón Rivera Saúl
Plancarte José
Ramírez Jesús
Ramírez Filiberto
Ramírez Luís
Ramírez Santillán José
Reséndiz Jorge
Rocha Ramón
Romero Francisco
Romero Miguel
Romo Inés Vda. (timbres)
Serda José
Shilds Rodolfo (reembolsos)
Silvain Enrique
Silvain Ramón
Silvain Ricardo
Silvain y Zepeda Cristino
Tapia Arnoldo
Totosimple José Guadalupe
Uriarte Reynaldo
Varela Armando
Vargas Donaciano
Vargas Isaías
Vargas de López Monserrat
Varón Edgardo
Vega Lourdes
Vega Maximiliano
Véjar P. Luís
Véjar Baca Luís
Vidal José Gaudencio
Zúñiga Enrique
TELEGRAFOS  
En el año de 1887 se introdujo la línea telegráfica a esta frontera quedando integrada al resto del País.
Diez años después, en 1897, Nogales se enlazó telegráficamente con la Western Union Telegraphic Company.
La primera Oficina fue manejada por la empresa del ferrocarril y estuvo ubicada en la primera estación que abarcaba los dos Nogales y después en la segunda estación construida en 1893, ya en territorio mexicano.
Como es fácil de imaginar, los dos Nogales no contaban con energía eléctrica para el funcionamiento de los aparatos de resonancia, por lo que se tenían que utilizar pilas voltaicas que trabajaban con un electrolito a base de sulfato de cobre con electrodos de cobre y zinc, los cuales por diferencia de potencial suministraban la corriente eléctrica directa que alimentaba las líneas.
Por el año de 1920 era Jefe de Telégrafos Don Ricardo López quien siendo empleado federal, le tocó históricamente firmar el "Plan de Agua Prieta" donde se desconocía al Gobierno de Don Venustiano Carranza; en ese tiempo trabajaban como telegrafistas del ferrocarril Don Abel Huerta, Don Antonio Suárez, Don Pedro Mabante, Don Joaquín Zepeda y Don Porfirio Islas "el Profesor".
En aquel tiempo un telegrama ordinario de diez palabras costaba 40 centavos. La Dirección General de Telégrafos, tenía dispuesta la clasificación de servicios de telegramas en Ordinarios, Urgentes, Servicio Nocturno, Cartas Diurnas y Cartas Nocturnas. Estos dos últimos servicios eran muy baratos para el usuario, pues tenía derecho a emplear 50 palabras en su texto pagando por ello únicamente 40 centavos.
Por los años de 1923 ó 1925, era Jefe de la Oficina de Telégrafos el señor Don Roberto G. González, que tenía a su cargo a un personal de diez telegrafistas. (foto 53)
En ese tiempo se implantaron algunas mejoras substanciales como el servicio de giros con los Estados Unidos y Canadá, servicio nocturno interior con cuota reducida del 50% de su valor ordinario, así como la creación del servicio interior e Internacional por cobrar.
En lo referente a giros postales, ya no se hizo indispensable consultar si había o no había fondos en las diversas Oficinas del Servicio, ya que el Banco Nacional de México, suministró los fondos necesarios eliminando así la demora. La Oficina manejaba un volumen de más de 700 mensajes diarios.
En esa época el señor Heliodoro Pérez Mendoza era Superintendente de la Segunda División, y en la planta de trabajo estaban el señor Don Gumersindo Fierro (después fue celador  del  Resguardo  Aduanal), Don Rutilio Delgado quien en 1934 fue Administrador de los Servicios Fusionados de Correos y Telégrafos,   Don Isauro Grijalva Jr., Don Luís R. Muñoz, Don Victoriano
Barraza, Don Agustín E. Acuña, Don Antonio del P. Nevárez, señorita María Barraza. (foto 54)
En 1933 era Presidente de la República el General Abelardo L. Rodríguez (1932-1934) y Secretario de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) el General Miguel Acosta. Por motivos económicos se acordó fusionar las dos dependencias oficiales, Correos y Telégrafos ocasionando con esto una serie de trastornos e inconformidades que llevaron a la huelga al personal de Telégrafos. El 13 de febrero de ese año llegó a Nogales un telegrama de la Ciudad de México cuyo texto rezaba así:
"C. ADMINISTRADOR DE CORREOS (punto)
Esta Dirección General de Correos autoriza a Ud. recibir Administración de Telégrafos ese lugar, misma que quedará a su cargo (punto) Avise cumplimiento (punto)"
El 14 de febrero estalló la huelga quedando el País incomunicado por esa vía; el Gobierno los llamó insubordinados y la Prensa consignó el hecho de que era la primera vez que se suscitaba una huelga de este tipo; al fin y al cabo se perdió la batalla y no fue sino hasta diez años después que lograron nuevamente su autonomía.
El día 5 de septiembre de 1934 llegó a Nogales adscrito como telegrafista, Don Saturnino Castillo Morales, hombre que dejó 50 años   de su vida al servicio de esta dependencia, de carácter rebelde e inconforme a todo lo que no fuera en beneficio o mejoramiento de su gremio; ocupó puestos sindicales, los que desempeñó con pasión y entrega hacia sus compañeros. Se jubiló el 19 de febrero de 1970 cuando la Oficina contaba con 68 empleados.                                                                 
De su libro LA VIDA DE UN TELEGRAFISTA, 50 Años Entre Punto y Raya., hemos sacado alguna de esta información.
En 1933 antes de la fusión de las dependencias, fue Administrador de Telégrafos el señor Don Guillermo Rivera Zavala y entre el personal se encontraban Ernesto Genesta, Manuel "el güero" Lezama, Antonio "el suspiro" Ornelas y otros.
También trabajó muchos años en Telégrafos, Don Manuel Espinoza "el pinolillo" y algunos elementos de la familia De La Cruz.
En 1942 fue Administrador de Telégrafos, Don Leopoldo "chino" Arias, del que recuerdo tristemente fue asesinado por un ladrón dentro de su casa en la ciudad de Hermosillo. La Oficina de Telégrafos Nacionales, estuvo ubicada por muchos años por la desaparecida calle Morelos o continuación de la calle Juárez, muy cerca de la Oficina Postal.
ALGUNOS ADMINISTRADORES DE  TELEGRAFOS EN DIFERENTES EPOCAS
Arias Félix Leopoldo “chino”
Borboa Zamorano Alejandro
Carvallo H. Ramón
Carella Cañez Enrique
Corella Lovio Jesús
Cortez Ramón
Delgado Rutilio 
Elías Camberos
Elías M. Arturo
Galindo Eduardo
Gómez Morentín Alfonso
González de los Monteros Antonio
González G. Roberto
Legazpi Flores Juan
López Ricardo
Méndez Moreno Eugenio
Orrantia Hernández Oscar
Rivera Noriega Juan Angel
Rivera Zavala Guillermo
PERSONAL DE TELEGRAFOS A TRAVES DE LOS AÑOS
Acuña Agustín E.
Alfaro Carvajal Rodolfo (telegrafista)
Anguiano Candelario (mensajero)
Aragón Ozuna Enrique (telegrafista)
Bandala Pérez Marco (telegrafista)
Barraza María
Barraza Victoriano
Bea González F. (jefe Radiotelegrafía)
Brambila Curoda A. Beatriz (telegrafista)
Buelna Cervantes Vicente (celador)
Corona Salvador (mensajero)
Carrazco Zenón (telegrafista)
Castellano Mora Enrique (telegrafista)
Castillo Montiel Guillermo (telegrafista)
Conminero Juan (telegrafista)
Corella Armando (telegrafista)
Corella Cáñez Fernando (telegrafista)
Corella Enrique (telegrafista)
Corella Roberto (telegrafista)
Cruz Chávez Mauro (mecánico)
Cruz García Rafael (mecánico)
Cuevas Rodríguez Ignacio (mensajero)
Curiel Robles Manuel Irineo (telegrafista)
De la Cruz Fontes Jorge (jefe mensajeros)
Del P. Nevárez Antonio
Domínguez Araiza F. (superintendente)
Durán Castañeda Esteban (mensajero)
Elías Camberos Héctor (telegrafista)
Ezpinoza Acuña Agustín (telegrafista)
Espinoza Manuel “pinolillo”
Espinoza Navarro Agustín (telegrafista)
Espinoza Navarro Alfredo (mensajero)
Estrada Loyo Gastón (telegrafista)
Estupiñón Sotelo Alvaro (telegrafista)
Estupiñón Sotelo Silvio (superintendente
Félix Chávez Filiberto (mensajero)
Félix Félix Vicente (telegrafista)
Félix Quintero Filiberto (celador)
Fierro Gumersindo
Fuentes Mendoza Julio Ricardo (mensajero)
Gámez Valderrama Jesús José (telegrafista)
García Peña Rodolfo (celador)
Garzón Garzón J.V. (comunic. West Union)
Genesta Lizardi Ernesto (jefe de giros)
Gómez Avilez Hernoldo (jefe de servicios)
González Avalos José Luís (telegrafista)
González Mata Roberto (mecánico)
González Vázquez Celso (telegrafista)
Grijalva Jr. Isauro
Gutiérrez Aguirre Juan (superinten. aydnte)
Gutiérrez Leal Gustavo (mensajero)
Gutiérrez Leal Ramón (39 años de servicio)
Gutiérrez Russel Reynaldo (pago de giros)
Gutiérrez Soto H. Manuel (mensajero)
Gutiérrez Soto Ramón (jefe de contabilidad
Guzmán López Aurelio (telegrafista)
Hernández Aguilar Abel (telegrafista)
Hernández Roberto A. (telegrafista)
Ibarra José güicho (mensajero)
Leyva Carrazco Manuel (mensajero)
Lezama Manuel
López Basoco Andrés (telegrafista)
López Jesús
López Parra Jaime (telegrafista)
López Peregrino Bulmaro (jefe de celadores)
López Tejeda Luís (mensajero)
Magallanes Villa Armando (mensajero)
Medina Bautista Ramón (mensajero)
Menchaca Pérez Antonio (telegrafista)
Montaño Noriega Raúl (mensajero)
Moreno Peraza Roberto (perro) (telegrafista)
Muñoz Luís R.
Ornelas Antonio (el suspiro)
Orozco Grajeda Jorge (mensajero)
Orozco Grajeda José Félix (mensajero)
Orozco Henríquez M. Angel (jefe Of. Lomas)
Pérez Mendoza Heliodoro (superintendente)
Priego Arias Benjamín (telegrafista)
Quijada Martínez Jesús (mensajero)
Quijada Moreno Francisco (mensajero)
Quijada Terán Manuel de Jesús (telegrafista)
Ramírez Ibarra Arturo (telegrafista)
Rentería Henríquez Miguel (celador)
Rivera Quiñónez Amado (telegrafista)
Robles Suárez F.(ganador concurso nacional)
Rodríguez Escobedo Saúl (mensajero)
Rodríguez Manuel (telegrafista)
Rodríguez Padilla Armando (telegrafista)
Romero Bautista Juan B. (jefe de servicios)
Ruiz B. Salomón (telegrafista)
Saldate Aguirre Joaquín (telegrafista)
Sánchez Palacios Francisco (mensajero)
Sánchez Sánchez Ernestina (telegrafista)
Serna Castellanos Francisco (telegrafista)
Valencia Francisco (superintendente)
Valenzuela Leal Apolonio (mensajero)
Venegas Zaragoza Luís (telegrafista)
Vidaña Reyes Moisés (telegrafista)
Zahagún Covarrubias Arturo (telegrafista)
Zapata Ramírez Antonio (telegrafista)
TELEFONOS 
Al empezar el presente siglo, se instaló en nuestra población por la entonces calle Cristóbal Colón norte (hoy Ruiz Cortines) la Empresa Telefónica ERICSON DE MEXICO, en el edificio que actualmente ocupa el restaurante El Faisal. Este viejo edificio de dos plantas, albergaba en la parte baja la Gerencia,  departamento de cobros y otras oficinas administrativas; en la parte alta estaban los aparatos y personal técnico operario, así como algunos dormitorios para el descanso del personal nocturno.
Los primeros aparatos telefónicos un tanto rudimentarios, constaban de un auricular separado de la bocina y una manivela que al accionarla rotativamente llamaba a la Central donde contestaba una operadora; esta operadora pedía al usuario el número a donde quería hablar y lo comunicaba. También había un grupo de operarias encargadas del servicio de larga distancia.
La energía que alimentaba las líneas era de corriente directa que proporcionaban grandes acumuladores o baterías como hasta el presente pero con equipo mucho más sofisticado.
El primer Gerente de la Empresa de Teléfonos fue el señor Florencio Monteverde, a quien le tocó contratar con la Administración Municipal que en ese tiempo estaba a cargo del Ing. Don Ignacio Bonillas en su segunda ocasión (1900-1902), la instalación de la novedosa red telefónica.
Los primeros aparatos telefónicos que se instalaron fueron en el edificio municipal que estaba ubicado donde actualmente está el correo y telégrafos, colocando aparatos en la Presidencia y en la tesorería. Otros teléfonos se instalaron en la Jefatura de Policía y en la cárcel pública.
Los años fueron transcurriendo y la Empresa fue creciendo aunque no aceleradamente pues en 1960 había tan solo cerca de 800 teléfonos. 
La Empresa Ericson fue absorbida por Teléfonos de México en aras de la automatización y en el año de 1964 dejaron el nostálgico edificio para instalarse en la flamante unidad de la calle Ingenieros completamente automática y con comunicación por microondas. Mucho del equipo utilizado en la nueva Central es de manufactura belga y por ese motivo estuvieron a cargo de la instalación y supervisión, tres Ingenieros belgas, sobre todo en la instalación del sistema LADA.
Han sido Gerentes de la Empresa de Teléfonos sin llevar una estricta cronología: Don Gabriel J. Gutiérrez "el callero" quien muriera trágicamente en un accidente automovilístico, Don Eugenio "chino" Gámez, Don Ramón Manríquez, la señora Vizcaíno, señor José Mazón, la señora Oralia Ramos M., señora Norma Fernández Quintero, señora Guadalupe Félix Valderrama originaria de Navojoa Sonora, quien fue enviada especialmente para organizar el sistema operacional de la nueva Central; el señor René Legleu y otros.
El personal empleado por la Empresa de Teléfonos desde sus inicios hasta el presente, ha sido abundante y resulta casi imposible recordar a tantos y tantos buenos elementos que en ella laboraron. En diferentes épocas y por citar algunos podemos mencionar a Don Roberto Moreno Duarte que fue durante muchos años jefe técnico de la Empresa; señor Gámez, instalador, señor Mendivil, instalador, Raúl Mazón y Salvador Soto.
Operadoras:
Martha Gil
Irma González
Irma Corrales
Ignacia Cons
Graciela Urbina
Aida Echeverría
Amanda Figueroa
Cuquita Carrazco
Dora Echeverría
Dora Alicia Carrazco
Olga Ortega
Alicia Flores
Mercedes Carrillo
Elvira Figueroa
Silvia Pérpuli M
Ana Elena Cabrera
Esperanza Suárez "chachi"
Teresa Zambada
Lolita Rico
Alma Dolores Campillo
Bertha Gallardo
Guadalupe Villanes
Cecilia Martínez
Rosa Linda Villanes
Esther Fragoso
Ana Navarro
Lydia Espinoza
Nancy Torres
Alicia Fernández
Hortencia Flores "chata"
Cecilia Ramírez Arvallo
Amparo Sanders
María Félix
Celia Calderón
Telma Miller (fue Reina de las Fiestas de Mayo en 1953)
Irma Beatriz Quintero, contrajo matrimonio con el Ing. Belga Henrich Clementinus Spepper y se fue a radicar a Bruselas, Bélgica.
Doña Hilda Elisa "Nona" Quintero encargada de la limpieza quien laboró con la Empresa durante 26 años desde 1954.
Algunos antiguos números telefónicos de personas y negociaciones conocidas:
4-41 Restaurante Elvira. Ave. Obregón No.1                  19  Super Farmacia Sonora.
81 El Jonuco Abarrotes, Molino Nixtamal, Tortillería.
3-40 Robinson's Especialidades para Construcción. Obregón 192
11 Manuel F. Vázquez S. de R.L. Vinos y Licores, Obregón 38
2-37  Ramón M. Páez, Obregón 365
38  Don José Pujol M.
4-42  Don Manuel Mascareñas N.
3-32 La Montaña Abarrotes y Carnicería. Obregón 234
5-14  Nogales Motor S.A. Obregón No. 510
23  Sonora Eléctrica, Su Mueblería de Confianza, Obregón 254
2-73 Mueblería Monterrey "Donde su crédito es oro de ley"
2-89  Sitio de Autos Hnos Fernández, Calle Elías
1-10  Sitio de Autos Plaza
77  Sitio de Autos Internacional
70  Sitio de Autos Fray Marcos
14  El Regalo Curios de Don Jesús Gaytán
14  Radio XENY
08  XEHF
1-54  Hotel Martínez, anexo restaurant.
5-27  Hotel Yolanda
3-85  Hotel Carrillo
4-54  Hotel Imperial
2-36  Imprenta El Noroeste.
41  Salón de Don Ramón Alvarez
41 Sastrería Sosa "Donde se viste el Caballero Elegante"
36  Dr. Guillermo González Hernández
2-41 Dr. Ramón Navarro.
34  Tienda La Popular
2-26  Salón de Belleza Triana
3-34  Salón de Peinados Toñita
35  Cantina La Bohemia
1-07  Tienda El Competidor.
1-04  Policía
4-00  El Recreo BAR
16  Agencia Carta Blanca
2-49  y  3-49 Agencia Carta Blanca y Tecate
4-19  Cervecería de Sonora, Calle Colón.
36  Malta de Sonora
79  Club Royal
1-15  Dulcería Sonora, Obregón y Pierson
2-13  Funeraria La Económica
24  Ferrocarril
37  La Colmena, Abarrotes de Don Blas Sánchez
4-10 Gilberto Soto Sánchez el “marro”, fue el primer teléfono que se instaló por la cañada Vázquez, era trabajador de la Empresa ERICSON. Cada poste costaba la cantidad  $ 100.00
En Nogales Arizona, algunos teléfonos por  cuyas llamadas se le cargaba al usuario la cantidad de 10 centavos M.N.
AT-73781 ACE Electric Co. de Leonilo Larriva.
Phone 30 Robinson’s Hardwere Store, 213 Morley Ave.
7-2 711 Foxworth-Killen Lumber Co.
AT 7-3891 Commercial Distributors.
Acerca de los teléfonos recuerdo una anécdota que sucedió en el año de 1924. La Agencia Joffroy Agentes Aduanales que tenía los teléfonos 3-47, 3-69, 3-56, de la que era titular Don Alejandro Joffroy, estaba ubicada por la calle Colón norte (Ruiz Cortines) a media cuadra del edificio de Teléfonos; en una ocasión le urgía a Don Alejandro comunicarse con alguna persona pero, en la Central no atendían la llamada por más que insistía repetidamente, montó en cólera y arrancó de cuajo el aparato que llevó arrastrando por la banqueta hasta las oficinas y llegando se los aventó con gran estruendo y susto para las personas allí presentes.
El acto de Don Alejandro, desde luego no fue muy edificante, pero también es cierto que en muchas ocasiones, algunas operarias hacen sufrir al usuario ya sea por falta de personal o por negligencia a tal grado que dan ganas de seguir el ejemplo del señor Joffroy.
Anuncio curioso sacado del periódico “El Noroeste” del día 29 de agosto de 1932
Servicio de larga distancia “ERICSON” el más rápido.
TARIFAS EN EL ESTADO DE SONORA
DIURNA DE PERSONA A PERSONA.
A Magdalena 3 minutos                        $ 0.78
A Santa Ana            "                             " 0.90
A Hermosillo           "                             " 2.04
A Guaymas              "                             " 2.88
DIURNA   DE TELEFONO A TELEFONO
A Magdalena 3 minutos                        $ 0.39
A Santa Ana             "                            " 0.45
A Hermosillo            "                            " 1.02
A Guaymas               "                            " 1.44
 
P R E N S A  
Como en Nogales, en sus primeros años de vida no existía la radio ni mucho menos la televisión, la información de los aconteceres nacionales y mundiales se hacía por medio de la palabra escrita y localmente de manera verbal. Esta información se recibía atrasada ya fuera de la prensa internacional o del interior del Estado y del País.
En el Estado de Sonora, circulaban tres periódicos de importancia: "El Gladiador de Sonora" fundado en 1846,"El Mochuelo" de corte liberal y "La Estrella de Occidente" órgano oficial del Gobierno que se encaró en dura crítica contra el régimen de Don Benito Juárez el 19 de agosto de 1859, con motivo de la presunta venta a Estados Unidos, de Sonora, Chihuahua y parte de Tamaulipas. El encabezado de esa fecha decía: 
"¿Por fin, se nos vende? y continuaba así: ¡Pobre Sonora! Todos los elementos del infortunio conspiran para arruinarte; por doquier oyes amenazas terribles contra tu existencia política. La madre patria ha sido para ti una madrastra, y en el principal poder ejecutivo de la nación sólo has visto mercaderes preocupados por vender el territorio nacional, pedazo a pedazo. ¿A donde volverás los ojos, pobre Sonora?"
El  mismo  periódico  criticó  a  Don  Benito Juárez el 30 de marzo de 1860 preguntando: "¿Cómo pudo olvidar Juárez los sentimientos del pueblo?" (3)
En 1887 se publicó en esta población, el que probablemente haya sido el primer periódico en la vida de Nogales con el nombre de Eco de la Frontera.
En 1892 existió el periódico "El Progresista" del que era editor y propietario el señor Don Lauro Aguirre y en el que era redactora la señorita Teresa Urrea mejor conocida como “La Santa de Cabora” nacida en Ocoroni, Sinaloa, y criada en el rancho Cabora, en Sonora; anduvo por la región del Yaqui y estuvo asilada en Nogales Arizona. Este periódico atacaba al Gobierno de Don Porfirio Díaz.
“El Monitor” publicado en 1894 en los idiomas inglés y español cuyo editor era Don Roberto Bernal; en este periódico publicó en ese mismo año “Diario de la Campaña de Caborca contra los Filibusteros” del incansable Don Hilario Gabilondo Gusit, capitán sobresaliente en la batalla de Caborca el 6 de Abril de 1857.
Don Hilario está sepultado en el panteón del Rosario de esta ciudad. (1) (4)
El 16 de agosto de 1896, el periódico nogalense “El Estado de Sonora”, hizo la reseña e informó de la heroicidad de los caídos en el asalto a la Aduana de Nogales. (2)
En ese mismo año de 1896 se publicó el periódico “El Tráfico” cuyo editor era Don Carlos Félix. Ya cambiando de siglo vio la luz en 1914 el periódico “La Epoca” así como también “El Polular” en 1918 y “La Palabra” en 1919, propiedad de Don Juan J. Robles.
En 1920 salió a la luz pública “La Nación” publicado por Don Carlos Félix; en 1922 se editó el diario “El Nogalense” del que era propietario Don Pedro González Aréchiga, cuyas instalaciones estuvieron ubicadas en la planta baja del edificio en donde actualmente están las oficinas del PRI municipal.
“El Día” publicado por el Coronel Francisco del P. Pegueros en el año de 1925.
El 20 de marzo de 1926 salió a la circulación el periódico "El Noroeste" del que fueron propietarios los señores Don Jesús Siqueiros M. y Don Jesús Maytorena. Los talleres estuvieron ubicados por la antigua calle Arizpe (Ave. Obregón) enseguida de la Botica del Dr. Luís Negrete Carrada muy cerca de la hoy Cafetería Leos. El periódico dejó de circular el 29 de diciembre de 1987.
En el año de 1927 se fundó el periódico "Cronos" que era el órgano del Partido Relacionista pro Alvaro Obregón en donde laboró el periodista Don Pomposo Salazar.
Durante la Revolución Escobarista en 1929, el Profesor Luís Rodríguez editó en Nogales Arizona, el periódico "La Verdad" en idioma español.
En 1937 fue fundado el periódico "Acción" por Don Guillermo Azcona y estuvo situado en donde hoy es la cantina El Recreo, en cuyo subterráneo estaba colocada la maquinaria; después pasó a ser propiedad de Don Pomposo Salazar en 1939, cambió de domicilio al viejo edificio del Estado y después por la calle Ingenieros norte donde actualmente está ubicada una agencia de bebidas refrescantes. Este periódico circuló durante 40 años.
Hubo otras publicaciones periódicas y no periódicas como:
"El Imparcial" fundado por Don Pomposo Salazar, impreso en Nogales Arizona, con circulación en ambos Nogales.
"Vanguardia" y "Fiat Lux" impresos por la Escuela Secundaria y Escuela Preparatoria Federales.
"La Pantalla" que apareció por los años 30's editado por Don Pepe "pantalla" Martínez
"Variedades" boletín comercial de Don Espergencio Montijo.
"Martes Deportivo" bajo la dirección de Don Reynaldo "bobito" González.
"El Fronterizo" de Don Jesús Mézquita.
"El Norteño" del señor M. Alvarado.
Existieron en épocas más recientes, otras publicaciones que continuaron con la tarea de informar y formar opinión en la ciudadanía tales como:
“La Lucha” de Don Enrique Badilla C., “Nogales Deportivo” semanario cuyo representante era el Dr. Felipe Arriola G., “El Legionario” de Don Gustavo Carrazco, “El Monitor” homónimo de aquel que existió en el siglo pasado editado por Don Pedro Márquez C., “El Mundo” de Don Alejandro Palacios; “La Crítica” de Don Enrique Robles Medina, “Diario de Nogales” cuyo Director era Don Rafael Orduño R. venido de Ciudad Obregón.
“El Heraldo” de corta existencia propiedad de Don Carlos de la Isla O., “Diario de la Tarde” editado por el Profesor Eduardo Corrales R., “El Centinela” de Don Ramón Quijada, “Avance” del señor Fausto Chacón, “Alarma” quincenal del H. Cuerpo de Bomberos cuyos responsables eran los señores Carlos Siqueiros Acuña y Jesús Padilla Escalante; “Apuntes” semanario que editaba Don Jesús Córdova, experimentado periodista de larga trayectoria, “Cámara Social” revista que editaron los hermanos Raúl y Mario Montaño, “Juventud” revista de corte religioso editada por la A.C.J.M., “Ideal” publicación del Sindicato de Aduanas que dirigía Don Manuel Morillón Z.
En general todas las publicaciones mencionadas dejaron de existir por diferentes motivos, pero todas en su tiempo, reseñaron el diario acontecer de la vida de Nogales, orientando y muchas veces oponiéndose a lo que se considerara que estaba en contra del bienestar del pueblo.
En la década de los 20, llegaban a Nogales dos periódicos “La Prensa” de San Antonio, Texas, y “La Opinión” de Los Angeles, California; ambos fundados por el periodista Don Ignacio E. Lozano.
Estos periódicos eran de amplio criterio y de gran fuerza combativa, pues escribían en sus páginas grandes periodistas de la talla de los hermanos Pagés Llergo, Juan Sánchez Ascona, Juan Tablada, Sansón Carrazco, etc.
En Nogales, Arizona, el corresponsal y concesionario era el señor Manuel Enciso. Este órgano periodístico "La Opinion", aún se publica y es baluarte entre los latino-americanos por su manera de combatir las injusticias que se cometen en contra de ellos.
Algunas personas que han laborado en la rama periodística:
Aguirre Andrés (linotipista)
Alvarez Emilio
Angulo Justo
Borboa Antonio (prensista)
Cañedo Francisco (linotipista)
Careaga Gilberto
Córdova Jesús (jefe de redacción)
Cota Oscar (repartidor)
Cota Santos (repartidor)
Esquivel Alejandro (linotipista)
García Javier (linotipista)
García Jesús (reportero)
García Jr. Salvador (linotipista)
García Salvador (linotipista)
Gil Lamadrid Alfonso (reportero)
Gómez Eduardo
Gómez Hernán
Guevara Mco. Antonio (reportero)
Islas Miguel (prensista)
Leyva Homobono (prensista)
Lizárraga Pedro 
Martínez Kilo (linotipista)
Méndez Agustín (prensista)
Monteón Humberto (editorialista)
Montes Ignacio (prensista)
Navarro Ignacio (reportero, editorialista)
Orozco Jesús (reportero)
Ozuna Braulio
Preciado Ramón (reportero)
Quintero Javier
Rangel Lucio (jefe de taller)
Rojas Alberto (fotógrafo de prensa)
Salazar Jesús (prensista)
Velazco B. José Ramón (comentarista)
Un personaje importante en la historia periodística de Nogales lo fue sin duda alguna Don José Pomposo Salazar Araiza, hombre polémico, incansable luchador social.
Desde su tribuna el periódico “Acción”, que compró a Don Guillermo Azcona en 1939, denunció abusos, desmanes e injusticias de autoridades y funcionarios públicos.
Nació en Altar, Sonora, en el año de 1898; sus padres fueron Don José Salazar Serrano y Doña Carlota Araiza; sus hermanos: Alfredo, Lidia, Rosaura, Carlota, y Bernardo.
Cursó sus estudios primarios en nuestra escuela J.E. Pestalozzi y posteriormente periodismo e inglés en Los Angeles, California, USA. Casó con la Dama Josefina Figueroa Caballero con la que procreó 4 hijos: José Pomposo, Vladimiro, José Hernán y Clarisa.
Participó en política acogiéndose a la causa escobarista en 1929, donde ocupó brevemente la Administración de la Aduana, mientras que su hermano Bernardo, ocupaba la Oficina de Hacienda; fue diputado al Congreso Local y cultivó gran amistad con el General Román Yocupicio.
Como servidor público, tuvo el cargo de Presidente de la Junta Federal de Mejoras Materiales durante 12 años, habiendo logrado algunas obras importantes entre ellas: pilas de almacenamiento para agua potable, la Unidad Deportiva, el monumento al Benemérito Juárez, etc.
Fue también Director del Bloque Periodístico de Sonora durante 24 años. Falleció un 13 de marzo de 1987.
R A D I O  
La primera radiodifusora que existió en Nogales y en el Estado de Sonora, fue la XEAF   en el año de 1934; la segunda fue la XEBH de la Capital Hermosillo y la tercera en 1937  la XEFQ de la ciudad de Cananea.
Estuvo ubicada en la planta alta del llamado edificio "Cosmopólitan" esquina de las calles Elías y Camou, hoy Internacional donde se instalaron los estudios y oficinas.
Transmitía en la frecuencia de 990 KHz con 250 Watts de potencia y su antena omni direccional estaba formada por dos torres de madera unidas por un alambre o radiador horizontal. Se localizaba por la hoy calle 5 de Febrero.
Los concesionarios de esta radioemisora fueron los hermanos Mascareñas Miranda, de los cuales Don Gastón fue el que trabajó esta empresa hasta que la traspasó muchos años después.
La concesión de la estación X.E.A.F., fue cancelada unos pocos años después por motivos puramente políticos. Esto sucedió en 1939 con la llegada a Nogales del General Manuel Avila Camacho quien se encontraba en campaña para lograr la Presidencia de la República; el General traía entre su comitiva como maestro de ceremonias, al prestigiado locutor Don Alonso Sordo Noriega quien lógicamente hacía labor de proselitismo en favor de Don Manuel.
La estación X.E.A.F. siendo la única, fue la encargada de cubrir el evento, pero sus operadores al percatarse de que se estaba haciendo labor política, sacó del aire la transmisión arguyendo que la Secretaría de Comunicaciones no permitía difundir por la Radio los temas políticos y religiosos. En realidad la familia Mascareñas (especialmente Don Manuel Mascareñas Navarro) eran simpatizantes del General Juan Andrew Almazán, contrincante político del General Manuel Avila Camacho.
Breve tiempo después llegó de la Secretaría de Comunicaciones un oficio cancelando la concesión de la estación de radio.
Gracias a la influencia política de Don Antonio J. Bermúdez con quien estaba emparentado la familia Mascareñas quien años después ocupó durante dos sexenios el puesto de Director General de Petróleos Mexicanos, se logró una nueva concesión para estación de radio que llevó y lleva las siglas X.E.H.F.
Esta nueva estación transmitía ahora en 1,000 Khz con 750 Watts de potencia y su antena de tubo vertical estaba situada en la parte más alta del cerro que tiene acceso por la calle San Francisco y usaba el “slogan” La voz de la Costa Occidental de México difundiendo en los idiomas inglés y español. Tiempo después transmitía en 1370 KHz con opción a los 5,000 Watts, potencia que fue utilizada poco por motivo de los altos costos.
El cuerpo de locutores estuvo integrado por el propio Don Gastón, Don Henry Hambleton, muy amigo de la familia Mascareñas, quien después sirvió como piloto en la Real Fuerza Aérea (RAF) en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. En una acción de guerra fue derribado y algunos años después regresó a Nogales para trasladarse más tarde a la Ciudad de México a ocupar un alto puesto en la empresa Pepsi Cola Co.
Otros personajes que formaron parte de la planta de trabajo de esta radio fueron: Don Manuel Morales, Don Enrique Alcocer, Don Manuel Martínez, Don Enrique y Rigoberto Chavarín, Don Francisco Ramírez, un locutor de apellido Samaniego, el señor Sony Sandoval y los inicios de nuestro estimado amigo Don Juan de Dios Velazco de magnífica y autorizada voz, quien en esos años fungía como cobrador de la empresa.  (foto 55)
Los encargados de la parte técnica, que no era nada fácil, estuvo a cargo del Ingeniero Beedner, Don Francisco y Manuel Haro, Don Antonio González, Don Oscar Canale.
En 1949 llegó procedente de Cananea un locutor amalgamado con alma y cobre, moldeado en la "Q" del mineral, con grandes inquietudes, poseedor de una agradable voz grave profunda y segura, a reforzar al equipo de locutores ya existente. Su don de gente y sus conocimientos aunados al timbre, modulación y dicción de su voz, lo hicieron merecedor a la fama que aún conserva en la actualidad; su nombre Don Miguel Angel Martínez.  (foto 56) 
En esos años y a través de los años, se fueron sumando nuevos elementos con variadas características como: Gustavo Romero Carpena, Luis Burruel Rodolfo Siordia, Carlos Haro, Francisco Saucedo Fuentes, Pedro García Romero y otros.
En la rama administrativa de esta estación de radio figuraron inicialmente y tiempo después los señores Gonzalo Sandoval, Alfonso Cuesta Gallardo a quien por mal mote le decían "el trompas", Armando del Castillo "el güero papas", Jesús "tecate" Rentería, Carmelita Parra, Ernesto García y el Gerente Don Mario de la Fuente, etc.
Ser locutor  en  esa  época  no era cosa fácil, se exigía una mejor preparación en cultura general, mayor responsabilidad debido a la vigilancia constante por parte de la Secretaría de Comunicaciones a las transmisiones de radio; esta vigilancia estaba a cargo de un Inspector que generalmente era el Jefe de la Oficina de Telégrafos. 
Los  mensajes  comerciales eran leídos una y otra vez, pues no existían las cómodas grabadoras y se espaciaban  uno  del  otro  con  las agradables notas del xilófono.
Ser locutor implicaba también ser discotecario, productor, vendedor y en no pocas ocasiones atender al público que llegaba especialmente los domingos, pero todo esto se hacía con mucha entrega y cariño hacia el oficio.
La rama técnica también tenía sus bemoles, hacer una transmisión a control remoto era una verdadera odisea desde el momento en que se solicitaba la línea a las dependencias de la Secretaría de Comunicaciones; si no se podía, entonces había que tender un línea especial desde el lugar del evento. Horas antes se instalaban y revisaban líneas y equipo y aún así, no faltaba aparato o puenteo que fallara.
Hoy en día con los adelantos técnicos de la electrónica, las radiocomunicaciones se desenvuelven de una manera más efectiva; los enlaces locales se hacen por frecuencia modulada y los nacionales e internacionales, vía satélite, pero claro son otros tiempos.
La programación de aquellos años fue mucha y muy variada, desde programas con música grabada, programas vivos, noticieros, hasta controles remotos y entrevistas con personajes del mundo artístico y político.
Recordamos los domingos a las 13:00 horas el gustado programa “Burbujas de Oro” patrocinado por la Cervecería de Sonora S.A., donde ejecutaban valses de antaño el conjunto de cuerdas “Los Viejitos”, se empezaba con la rúbrica musical mientras el locutor decía nostálgicamente: ....“el pasado nos pertenece envuelto en el fino polvo de oro del recuerdo”.
Este grupo “Los Viejitos” estaba integrado en ese entonces por Don Gregorio “goyo”  Ibarra, Don David Morales, Don Francisco “panchón” Flores, Don Felizardo chalo Gastélum, Don Manuel Pelayo, Don Ramón Ruiz, Don Ramón González y Don Casildo “chilo” Millán, quienes hicieron evocar a muchos nogalenses tiempos  idos  llenos de  romanticismo. 
También los domingos por allá en 1937, actuaba con mucho éxito el grupo "Sonrisas" formado con elementos locales dirigidos por la Profesora Julia Piña y la conducción de Don Henry Hambleton. Participaban en este grupo los señores Dr. Roberto Baez, María Socorro García, "zaso" Ramírez, Guadalupe y Enriqueta Espinoza, etc.
Los lunes a las 20:00 horas el programa de la Unión de señores católicos, quienes hablaban sobre orientación familiar y era dirigido por los señores Alejandro Palacios y Abelardo Casanova.
Había también un programa de las damas católicas y de la Asociación A.C.J.M., quienes formaron el grupo artístico llamado "México" del que formaban parte los señores Juan Estrella, Profesora Aurora Ortiz de Márquez, Queta Arvizu, Ernestina López Cerrato, María Socorro García, Manuel Rodríguez y otros que no alcanzo a recordar.
Los miércoles a las 20:00 horas había un programa especial sobre el tema de la salud cuyo ponente era el Dr. Juan Z. Sandoval.
Los viernes en época de cuaresma había un programa que se llamaba "Siete Viernes en Primavera" que presentaba el poeta Mosén Francisco de Avila el cual invitaba a la meditación con alto contenido humanístico y lenguaje literario de altura.
Existieron también programas infantiles para el entretenimiento de la gente menuda como el programa del "Tío Lupito" cuyo personaje era interpretado por el Profesor Antero R. Marrero; otro programa infantil el “Tío Quiquito” que interpretaba el Sr. Medina.
Otros programas en vivo que pasaron a través de las cabinas de la única radio que existía fueron el tenor Tivo Luna y su guitarra, el señor Rafael Romero otro tenor de agradable voz, los hermanos Francisco y José Trinidad Curiel al piano y violín respectivamente, quienes formaban parte del personal docente de la escuela Secundaria Federal; el Gitano Verde Luna un decla-
mador de muchas polendas, los hermanos Miguel Francisco y Jesús González con sus guitarras y agradables voces; el magnífico trío romántico formado por el “güilo González, Lamberto Leyva y Luís Varela, los inmortales compositores Jesús “chito” Peralta y Manuel D. Pelayo; las hermanas Traslaviña, las hermanas Bustamante, las hermanas Espinoza, etc.
Hubo también programas de concurso de aficionados de donde brincó a la popularidad el cantante Lesly Royal quien después se proyectó nacionalmente. Este concurso era conducido ágilmente por el locutor Pedro García Romero, en esa época sobresalían artísticamente “Los Cristalitos Locos” grupo formado por personal de la Oficina de Hacienda, el señor Carlos Arriaga Valencia a quien llamaban “El Caballero del Tango”, la señora Josefina Leyva, señora Andrea Magallanes y muchos más a los que pedimos mil disculpas por no poder recordarlos.
En la década de los 40’s se hizo por primera vez una transmisión a control remoto de un juego de béisbol desde el estadio Dr. Alberto Höeffer de esta ciudad, a la estación XEFQ. de cananea usando como enlace las líneas telegráficas y la crónica deportiva estuvo a cargo de Don Miguel Angel Martínez.
En la temporada de otoño, en el mes de octubre, se transmitían las series mundiales de béisbol con enlaces de onda corta, que después eran narrados en esta frontera por locutores locales como si ellos hubieran estado presentes en el lugar del suceso.
Se hicieron muchas transmisiones a control remoto, recordamos los actos de Coronación de las Reinas de las Fiestas de Mayo desde el templete que abarcaba los dos lados de la línea Internacional; los bailes desde el “Casino Los Pinos” cuando se presentaban grandes orquestas, como las de los Solistas de Lara, Juan García Medeles,  Evangelina  Elizondo, Ramón Márquez, Juan García Esquivel, etc. Otros concursos de aficionados desde el "Sky Room" del hotel Fray Marcos de Niza 
muy bien llevados por los locutores Miguel Angel Martínez y Gustavo Romero Carpena  en el año de1952; los bailes "Blanco y Negro" que realizaba el Club Juvson desde el "Foreing Club". Otro control remoto desde el "Cine Teatro Obregón" cuando se presentaba en esta ciudad el popular Dr. I.Q. y en donde sudaban la gota gorda los locutores Juan de Dios Velazco y Pedro García R.
Hubo también presentaciones y actuaciones de artistas que venían esporádicamente a Nogales como Los Toledo, conjunto español, Juan B. Leonardo autor de la famosa canción Falsa y además artistas de las distintas caravanas como los de la "Carpa Rosas" la "Carpa Belmont" donde venía Paco Miller y su muñeco Don Roque, etc.
En aquellos años la Radio era (y es) un importante medio de comunicación y un medio sano de entretenimiento. Las familias se sentaban en el seno del hogar con pañuelo en mano a escuchar las radionovelas algunas de las cuales eran interminables, de entre ellas recordamos El Derecho de Nacer, Corona de Lágrimas, Chucho el Roto, El Idolo de Barro, El Honorable Señor Valdez; los programas de suspenso como Carlos Lacroix (¡dispara Margot...dispara!), Apague la Luz y Escuche, ¿Pero Sería Verdad? etc. o bien los noticieros y cortos informativos como Cuestión de Minutos.
Algunos años después de instalada la XEHF funcionó otra con las siglas XEY que se ubicó en la parte alta del edificio Priergo en la esquina de la Ave. Obregón y callejón Ochoa frente a lo que fue el Mercado Municipal. Era propiedad de Don Guadalupe Anchondo y duró aproximadamente un año en el aire debido a que no pudo obtener el permiso o documentación necesarios ante la Secretaría de Comunicaciones; allí trabajaron los señores  Alfonso "el gato" Yáñez originario de Cananea, Carlos Arriaga Valencia, Enrique Robles Medina y otros.  
En 1955 se inaugura la radiodifusora X.E.X.W. Radio 13, cuyo concesionario fue el señor Roque Chávez Castro quien después pasó la concesión a señor Alfredo "gordo" Gutiérrez y posteriormente al señor Pepe Padilla; en ese tiempo empezaba Don Ramón Guzmán actual propietario de la X.E.N.Y. Estaba ubicada en un segundo piso por la Ave. Obregón en la cuadra que abarca desde la calle Campillo al callejón Ochoa; su antena transmisora estaba situada por rumbos de la Colonia Granja.
En 1958 empezó a transmitir la estación X.E.C.G. en la cual recién iniciada, el locutor Humberto Degunter organizó un maratón pro Banco de Leche de la Cámara Jr., su antena transmisora estaba instalada en la Colonia Lomas. Por cierto y a propósito de Lomas, recordamos cuando el locutor Pedro García trabajando en la cabina de emergencia del transmisor duró incomunicado y "muerto de hambre" durante doce horas por motivo de una gran tormenta con crecimiento de arroyos en un domingo del verano de 1958.
Con la instalación de nuevas estaciones de radio, también aumentó el número de locutores por cierto de muy buena calidad entre los que recordamos a Jesús Mares Ortiz, Héctor López Urrutia, José Luís Ponce y Ponce, Enrique Kuri Henaine, "chato" Quintana, Sergio Villareal, Sergio Niño González, Manuel Flores Cortez, Matías Jiménez Morales, etc. (foto 57)  (foto 58)        (foto 59)
En la actualidad existen excelentes locutores de la talla de Joel Bojórquez, Miguel Angel Luna, Juan Córdova Santamaría y otros más, pero el objeto de este “libro bien intencionado” es rememorar personajes y narrar cosas que sucedieron muchos ayeres atrás.
BIBLIOGRAFÍA.
(1) Suárez Barnett Alberto
Don Hilario Gabilondo Gusit
“La Voz del Norte” 30 oct. 1990
(2) Suárez Barnett Alberto
Asalto a Nogales
“La Voz del Norte” 2 nov. 1990
(3) Falgg Bemis Samuel
Diplomatic History
(4) Calvo Berber Laureano
Historia de Sonora, México 1958